Esencia Yoga Center se gesta hace décadas desde un sueño.

Tenía que ser algo íntimo y simple donde las personas encontraran el entendimiento para su cuerpo y sosiego para sus emociones.

Desde ese momento a día de hoy lo más destacable ha sido el ímpetu, la determinación y el compromiso para con uno mismo lo que ha marcado las pautas para llegar hasta donde nos encontramos.

Improntas que dejaron mis padres de forma indeleble en mi persona antes de irse de forma prematura.

Mi madre me enseñó lo que significa amor incondicional por encima de todo; y mi padre el valor de la palabra de una persona, la perseverancia, el compromiso y ser fiel a tus sueños/inquietudes.De carácter reflexivo y observador desde siempre, enseguida me vi atraído por la espiritualidad y el crecimiento humano.

 

Hace casi tres décadas ya que me inicie en meditación, terapias manuales (osteopatía, quiromasaje, etc.), naturopatía y sobre todo yoga.

Mi práctica de yoga es una práctica sencilla, tradicional y directa. Desprovista de toda floritura y sustentada en el profundo conocimiento de la anatomía, la fisiología y la biomecánica para profundizar en el aspecto terapéutico y de crecimiento personal.

Tras años de formación continua (en la que sigo inmerso porque creo firmemente que es la única forma de avance y crecimiento) y 25 años ya dando clases y trabajando de terapeuta en distintos lugares.

Por fin el 1 de marzo de 2017 mi compañera de viaje (Marga jugando el papel más importante puesto que es la que me pone el sentido común y la habilidad para resolver problemas) y yo levantamos el cierre de Esencia Yoga Center, donde se encuentra un espacio íntimo, para grupos reducidos de práctica (única forma de ofrecer calidad y personalización), sala de terapias y herbolario.